domingo, 17 de enero de 2010

Pequeña sinfonía de piedra en torno a un tema de Alpuyeca

Enrique Arias Valencia

¡Sepan que fabricarle a Dios un templo,
no es acción libre, sino privilegio!
Sor Juana Inés de la Cruz


Sobre Calzada de Tlalpan, a la altura de horrendos segundos pisos, bólidos automovilísticos, allende pueden verse dos templos católicos que se levantan sobre pequeños montículos. Más al Sur, en Villa Milpa Alta, un minúsculo templo dedicado a la Virgen de Guadalupe, también se alza por encima del nivel de la calle. Muy cerca de ese lugar, el colosal templo de la Asunción ocupa el fondo de un jardín que también se eleva varios metros por encima del piso común. Los mexicanos llamamos “atrio” al jardín a veces patio, y en la Asunción un enorme muro en uno de sus extremos ostenta un colosal contrafuerte cónico, que circunda el enigmático prodigio.

Nunca he sabido de otros templos del mundo que tengan dicha característica.

Es así que el sábado pasado mi hermano y yo, es decir mi Bonpland, tras una estupenda expedición en las ruinas de Xochicalco, llegamos al pueblito de Alpuyeca. ¿Por qué se levanta la airosa torre, campanario en perpetuo ristre en un montecito solitario? Es día de fiesta en la iglesia. No más fue verla y quise conocerla. Subimos varios escalones, pasamanos de piedra, patio seco, adornado por algunos árboles de tronco y copa enormes.

Niños raudos juegan en la elevada placita. Niños, siempre niños me acompañan en mis vistas de las más bellas de las cordilleras de México. Es un cerro artificial, sin duda. Las casas de al lado conservan el nivel común de la calle, si bien al oriente se dibuja una lomita.

Saco mi brújula, y esta señala la perfecta orientación del templo de la Conchita. El altar mayor se encuentra en el muro oriente del templo. Sin duda, esto es obra de los naturales de estas tierras, pienso. La Concepción es una construcción viejísima. Las juntas de las piedras de los contrafuertes del lado sur están adornados por una serie de piedritas rojas, tezontle, para más señas, un emblema de los indígenas mexicanos que se usó en todos los templos antes de que Hernán Cortés trajera la Buena Nueva del Viejo Mundo. Mi hermano ha encontrado un parecido entre dichas piedritas rojas de Mesoamérica sobre un fondo de argamasa y los caminitos de las hormigas.

Rejas laterales, una para cada uno de los cuatro rumbos del mundo, permitirían al viajero salir del templo. Pero la de la cara sur tiene un candado. La reja va a dar a una larga albarrada, sin escalera. Y de pronto, es el milagro: al asomarnos al vacío, allá abajo, en medio de la tierra, se perfila el borde de un templo mesoamericano. Unos niños se acercan para ver qué ha llamado mi atención. El templo prehispánico no fue demolido, sólo fue cubierto por una nueva capa, como había sucedido desde hacía siglos.

La Concepción está sobre un templo indígena. Los toltecas construían sus templos por etapas, casi como una cebolla o una muñeca rusa. Sempiternamente, debajo de un gran templo, había un templo más viejo y más pequeño. Cuando se predicó la nueva fe, la nave, la bóveda, el coro, los contrafuertes y los arbotantes, la portada y el campanario se edificaron sobre un antiguo adoratorio. Pero el sacerdote miraría al Sol nacer cada vez que oficiase misa, esto antes del Concilio. ¿Fue una concesión o una complicidad?

El misterio de las iglesias sobre cerritos tiene una explicación, que a mí me ha deleitado. Ahora que lo pienso bien, mi ateísmo se asemeja al templo de la Conchita, en Alpuyeca: debajo de mi descreimiento está un santuario católico, pero debajo está un adoratorio al Dios desconocido; si bien éste a su vez se sustenta en la Tierra misma, cuya sabiduría sólo consiste en callar.

14 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

HERMOSA DESCRIPCIÓN, DE TU FE Y DE LA JOYA EDILICIA, EN EUROPA HAY TAMBIÉN TEMPLOS, COMO EL DE STA. SOFIA, QUE TIENEN UNA BASE DE RESTOS ANTIGUOS

UN ABRAZO ESTIMADO ARIASTOTELES

Jack Rational dijo...

Bravo Enrique, hermosa analogía.

¡Saludos!

Anónimo dijo...

¡Qué tierno todo el comentario! Lo que trajo Hernán Cortés, me ha emocionado y la comparación de tu ateísmo con los templos madrecitas (es más fácil ponerlo así que en Ruso)ya es sublime.
¡Felicidades y gracias por deleitarnos!

Susie.

Äriastóteles Lumínico dijo...

Abuela: Es un gran honor ver un comentario tuyo aquí.

Jack: ¡Qué bueno que te haya agradado!

Susie: Hoy vi el escudo de las barras de Aragón en el templo de Nuestra Señora de la Merced, mientras leía un poema de Sor Juana, quien vivió muy cerca de ahí.

Atilio dijo...

Fue una costumbre muy acentuada en el cristianismo y el islam el construir sus templos sobre los cimientos de un templo anterior en todos los lugares donde sus misioneros impusieron la nueva fe.
En algunos casos no se molestaron en destruir el templo anterior, por ejemplo el Partenón (mezquita durante la dominación otomana) y Santa Sofía en Estambul (que no se refiere a una santa con ese nombre sino a sofos - sabiduría - que sería el espíritu santo), transformada en mezquita desde la caída de Constantinopla..

En el caso del cristianismo también fue común que sus templos fuesen los más elevados en una clara metáfora de cercanía con el cielo pero también de demostración de poder, esto es, hasta que se inventaron los rascacielos.

Finalmente, también se observan muchos casos de edificios edificados sobre el anterior en la misma fe cristiana. Es común, al menos en Italia, encontrar viejas iglesias con muros de tres épocas diferentes. A medida que se enriquecían construían más alto y más grandioso.
En 1989 se construyó una basílica en Costa de Marfil que tiene las mismas dimensiones que la de San Pedro en el Vaticano pero con pecadillo de tener una bóveda más alta. Y los musulmanes gustan recordar que ellos tienen mezquitas más grandes que cualquier iglesia.

Äriastóteles Lumínico dijo...

Atilio: tu comentario es sencillamente genial.

Gracias a todos ustedes aprendo mucho.

¡Saludos!

genetticca dijo...

Que bella descripción nos haces siempre de tu tirra, cuanto amor se desprende de tus fotografías orales, uno llega a sentirla.
Mi hija y su novio a finales de éste mes van a viajar a Méjico,.
Mira he leido tu post sobre la marerialidad de las ideas. Tienes razón.Las ideas no poseen extensión ni átomos. Pero es que las ideas son el reflejo de lo vivido materialmente, lo conocido.Estan formadas por humo,por así decirlo,el humo de un fuego real.
Creo que ya habia leido ese post.

Gracias amigo, no se si llamarte maestro.

Äriastóteles Lumínico dijo...

Hola, Genetticca.

Tú también eres mi maestra. ¿A qué parte de Méjico viajarán tu hija y su novio?

¡Ojalá los pueda conocer!

¿En verdad, Atilio, hay otras iglesias fuera de México que tengan un gran "atrio" en tanto que jardín?

El atrio porticado de Constantino no se parece al "atrio" al aire libre de los templos mexicanos del Virreinato.

Clic aquí.

Nota: el artículo de Wikipedia ni siquiera hace referencia a que muchos "atrios" mexicanos son jardines o placitas elevados, rodeados por un muro. Algunos hasta forman pequeños bosques, y son parte de la huerta del convento que acompañaba a los templos más antiguos.

Todas estas plazas están orientadas de tal forma que el altar mayor del templo ocupa el muro Oriente.

¡Saludos!

Atilio dijo...

No, no me refería al atrio sino a la construcción sobre otros templos y a las alturas.
Lo único que se me ocurre son algunos templos en la provincia de Misiones en Argentina con grandes jardines en lugar de naves cubiertas. (Las construcciones que se deducen del film The Mission con Robert De Niro).

Disculpen la horrible redundancia en el comentario anterior "edificios edificados". Sucede que estoy mirando Manchester United contra Manchester City.

Tu link no funciona.

Äriastóteles Lumínico dijo...

PS

FE DE ERRATAS

Debería decir:

"y no son parte de la huerta"

¡Gravísimo error mío!

Äriastóteles Lumínico dijo...

Aquí el buen link:

http://es.wikipedia.org/wiki/Atrio

Un abrazo, y que gane tu equipo. Por los nombres, no tengo ni idea de quién juegue realmente contra quién. Soy un total ignorante en cuestiones deportivas.

Por cierto, todas tus redundancias son bienvenidas.

¡Salud!

genetticca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
genetticca dijo...

Hola Ari

Mi hija y su novio van a la riviera Maya,Cancún...Pues si.ya me gustaría que os onocierais, no es por decir pero mi hija es una persona bellisima por fuera y por dentro, bueno,ya se, para todas las madres es lo mismo..
Vale, un beso.

Äriastóteles Lumínico dijo...

Hola, Genetticca:

Quizá todas las madres tengan razón.

La Riviera maya está muy lejos de mi ciudad, desde aquí les mando un saludo y un abrazo.