sábado, 25 de septiembre de 2010

El Congazo de los Dioses

Enrique Arias Valencia

Plenilunio luminoso, la fiesta de mi graduación, tras el último sorbo de su copa de champagne, Friedrich Nietzsche hundió su vidriosa mirada en mi lánguida alma y me abrazó, para susurrar a mi cautivo oído: “Yo creería en un dios que supiese bailar”. Sus palabras excitaron sobremanera mi imaginación, y con la convicción que sólo las bebidas espirituosas pueden brindar, creí que podía complacer a mi amigo: “Eso es algo que puede arreglarse”, le aseguré, y tras pagar la cuenta, abandonamos Le troubadour, un lugar tan querido por mí y por muchos otros bohemios, algunos de célebre prosapia.

Tomé como montura a Mochocota, en tanto que il professore jineteó a Chamaco. Cabalgando entre la bruma del Down Town, no tardamos mucho en llegar a las calles de Izazaga e Isabel la Católica, en el Centro Histórico.

El secularismo ha triunfado, y lo que otrora fuese el Convento de San Jerónimo, en el que profesó sor Juana Inés de la Cruz, ahora es el Smyrna Dancing Club. El edificio, del siglo XVI, es el mismo, por lo que el patio central, do antes hacían sus devotos rondines las castas monjas, ahora sirve para que los bailarines nos dispongamos a realizar la danza entre Dios, el alma y el mundo. Al enterarnos de que entre los asistentes está un sacerdote católico, absurdamente embozado, Nietzsche y yo no podemos parar de reír. Sin embargo, mi alegría cesa cuando advierto que se trata del arzobispo Francisco de Aguiar y Seixas, pues es el hombre que celó tanto a sor Juana hasta hacerla abjurar de sus ideas de libertad y emancipación del pensamiento poético. Pero nada de esto le digo a il professore, quien está muy divertido al reparar en un hipócrita empurpurado entre los asistentes a tan animosa fiesta de medianoche. Nietzsche está tan contento que para celebrar esta velada, ha compuesto los siguientes versos:

Bailemos como trovadores
Entre santos y rameras
La danza entre Dios y el mundo.
Aparecerán en La Gaya ciencia. Nietzsche y yo nos burlamos de todo: de lo espantosa que es la vida y de lo ridícula que es la existencia. Le cuento el cuento del Bicentenario de mi país y él me cuenta el cuento del filósofo que estaba convencido del mundo-verdad. “¡Tan fácil que es el darse cuenta de que Dios ha muerto!”, me dice entre carcajadas. “¡Nomás hay que ver lo poco poética que es la vida de los poetas”, añado con muy poca originalidad de mi parte. Y entonces le deslizo la siguiente confidencia: “Cuando llegué a la adolescencia, mi padre me pidió que nunca visitase el Smyrna Dancing Club, asegurándome que lo que había en ese lugar me desconcertaría sobremanera. No le hice caso, y la noche de mi titulación entré, acompañado por un amigo. Es curioso, pero lo que vi le dio la razón a papá”. Mi interlocutor se sobresalta. “¿Pues, qué fue lo que te encontraste?”, inquirió Nietzsche acariciándose curioso el mostacho. “Al centro de la pista de baile, estaba mi padre”, concluí. Mientras tanto, endrinas más, endrinas menos, al fondo del escenario, intempestivamente, un par de mozalbetes toman la palabra, y recitan el villancico xvi de sor Juana Inés de la Cruz:

―¿Ah, Siñol Andlea?
―¿Ah, Siñol Tomé?
―¿Tenemo guitarra?
―Guitarra tenemo.
―¿Sabemo tocaya?
―Tocaya sabemo.
--¿Qué me contá?
―Lo que ve.
―Pue vamo turu a Belé,
y a lan Dioso que sa yoranda
le cantemo la salabanda.
―Paléceme ben.
―Y a mí tambén.
―Toca, plimo, pol tu fe.
―¡Así, así, que lo pe se me anda!
―¡Así, así, que me buye lo pe!
Es el suave esparcimiento de las luces, el cortés flirteo con las intransigentes mujeres, la delicia del perfume en la espalda con escote, la sobriedad de los fracs, al tacto casi de terciopelo, la lúdica tela de los cortinajes teñidos, la emoción de transitar por la alfombra roja, el colorido de las fichas, la tensión de encontrarnos con un peligroso gángster, el divino buqué del mejor vino de Atilio, el interminable juego de espejos de la sala, las asombrosas decepciones de los borrachos contertulios por un affaire fallido, los chismes que desatarán al día siguiente las bellísimas estrellas que visitan el lugar, los besos prometidos, la seducción interminable de la Luna brumosa que preside el balcón de mármol, el delicado murmullo del agua que brota de los surtidores del jardín, el estruendo glorioso de la fuente iluminada por neones desidiosos, el gesto de los flemáticos, el escarceo de los que se creen enamorados, los dolores de los sentimentales, la gala de las musas de una noche.

Al son de la Fanfarria de Alfredo Ibarra, dirigida por el propio compositor, llegan los chicos de la Orquesta Sinfónica Juvenil Carlos Chávez. Tras los vítores a la agrupación, el director lanza un entonado grito. Es la señal que todos esperábamos para hacer una fila, tomar la cintura de la persona de enfrente y comenzar a bailar la conga: tres pasitos y patada, tres pasitos y patada, y así hasta el infinito. Cuando le salieron las patitas al fauno, Nietzsche pudo ver por fin bailar a Dioniso, como se lo había yo prometido.

Como por encanto, aparece mi padre. Espléndidamente vestido de blanco, con un clavel en el ojal. Muchos años después, trataré de imitarlo con un deslucido saco y una rosa roja al frente. Pero en más de un sentido, sólo soy una sombra de papá. La semana pasada, aquí, en el Smyrna, él ha ganado por unanimidad un concurso de mambo. Yo sólo soy un desparpajo de arritmias en el baile.

Nuevamente, con garbo, mi padre domina el salón. ¡Aplausos! Y de pronto, es el caos: a empujones, mi enérgica abuela se abre paso entre los atónitos danzantes, y alcanza desafiante el centro de la pista de baile. Toma la mano de papá, y lo conduce manso fuera. No me sonroja la escena, pues mi abuelita ha aprovechado para lanzarle un coscorrón y un jalón de orejas al mustio arzobispo Aguiar y Seixas, y arrebatándole el micrófono al rumbero, le grita al prelado:

“¡Por la conducta desvergonzada de hombres como usted mi nieto es un ateo redomado!”

CARCAJADAS Y TELÓN

Basado en las impresiones de la muy dionisiaca audición de la Conga del Fuego Nuevo de Arturo Márquez, ejecutada por mis amigos de la Orquesta Sinfónica Juvenil Carlos Chávez, bajo la batuta de Alfredo Ibarra durante el 2° Concierto de la Segunda Temporada 2010, del Sábado 25 de septiembre en el Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes, cito a las 13:30 hrs., en la Ciudad de México.

21 comentarios:

Jack Astron dijo...

“¡Por la conducta desvergonzada de hombres como usted mi nieto es un ateo redomado!”

JaJa, cuentas la historia en forma tan colorida y vívida que puedo ver a tu abuelita gritándole al arzobispo.

¡Excelente relato!

Roberto dijo...

Muy bueno. Es un agrado leerlo.
Me gusta además la referencia a la perspectiva de otros sobre las razones de tu ateísmo.
La parte del fauno me dejó en duda sí, ¿es una metáfora o estaba realmente Pan?. Y si estaba, ¿qué opinaba de la escena final? xD!.
Saludos

Enrique Arias Valencia dijo...

Hola, Jack. Gracias. Estos son los privilegios de la vista.

Roberto: Pan llegó y bailó con nosotros, y ¡se burló del arobispo Aguiar!

Lovecraft dijo...

¡Simplemente Excelente! Me deleitó bastante...tienes el dón de volver "luminoso" al pesimismo, tal como se llamaba tu antigua página. Espero verte pronto. Un abrazo.

La abuela frescotona dijo...

COMO ME HUBIESE GUSTADO ESTAR EN ESE BAILE, VESTIDA DE COLOMBINA, Y JUGAR CON LOS PRESENTE LOS JUEGOS DE LA NOCHE, MAS SABIENDO QUE SE ENCONTRABA EN EL LUGAR, MI ADMIRADO GENIO LOCO, QUE BELLA EVOCACIÓN DE UN TIEMPO QUE SE FUE, Y PERSONAJES QUE MARCARON TU EXISTENCIA. RECUERDOS DE UN PADRE FUERTE, QUE SOLO SE SOMETÍA AL AMOR MATERNO, EL MAS SAGRADO DE LOS AMORES. TE ABRAZO QUERIDO ARIASTOTELES

genetticca dijo...

Excelente ,un relato excelente.
mi enhorabuena Enrique.

Saludps

Cuartero dijo...

Por si te interesa,

http://www.julianwagstaff.com/musicp8.htm

Un saludo.

Enrique Arias Valencia dijo...

Lovecraft: tus palabras son las de un esteta. ¡Es la transfiguración de la realidad!

Abuela: Tieneas el don de saber expresar la verdad: en este mundo, por experiencia propia puedo afirmar: no hay nada más grande que el amor de madre.

Genetticca: Muchas gracias. Un abrazo.

Cuartero: Tan sólo vi el link y ya escuché las cinco muestras. ¿La has escuchado completa tú?

Cuartero dijo...

Arias, no la he escuchado completa, pero estaba seguro de que tú la apreciarías mucho más.

En "El cielo del mes" tienen otro regalo.

http://www.elcielodelmes.com/noticiasanteriores/0265-Musica-del-espacio-de-Paco-Fominaya.php

Atilio dijo...

“¡Por la conducta desvergonzada de hombres como usted mi nieto es un ateo redomado!”

La enorme mayoría, sino la totalidad de los creyentes, tienen la esperanza de un mundo mejor, de un mundo en el cual la virtud exista, en el cual la felicidad sea una posibilidad concreta. Ven claramente que así debería ser dado que es interés común y acorde a las enseñanzas (no demasiado cuestionadas) del profeta o mesías de su religión en particular.
Es por ello que la abuela, con razón, se enoja. Pues se siente defraudada al contemplar que el nieto tiene razones para ser ateo.

Arias,

Gracias por la mención.
Ayer tuve un día dionisíaco exuberante. Una desproporción normal y una hiperexcitación de los sentidos que todavía me hace metafóricamente explotar cual supernova hedonista.
Varias deidades estuvieron conmigo.

Manuel dijo...

Genial recreación surrealista. Me he divertido, entretenido y enriquecido.
Un abrazo Enrique.

peregrino dijo...

La rosa aunque la cubra el polvo del tiempo no es por ello menos hermosa, solo hay que limpiarla un poco para verla resplandecer, no son los actos de los demás los que deben convertirnos en lo que somos, ni en lo que no, pues seriamos como la hoja a merced del viento caprichoso, uno ha de saber a donde quiere ir y tratar siempre de mejorar, sin dejarse intimidar ni cohartar por nadie, me enc anta como escribes estas cosas pues es fácil ver lo que describes e inmediatamente asimilarlo como algo cierto o plausible de serlo, no creo que la conducta de gente como esa debiera de convertir a nadie al ateismo, pues solo manifiestan antes el mundo su absoluta estupidez y lo lejos que están de donde por nombre deberian.
Un abrazo, Enrique.

Enrique Arias Valencia dijo...

Cuartero: El cielo del mes me envió al cielo. Gracias por compartir. El track 1 "Viaje estelar" lo puse dos veces. Es mi favorito.

Atilio: Dichoso tu encuentro con las deidades.

Manuel: Me alegra el corazón que te hayas divertido y entretenido. Y me satisface hasta las lágrimas que en algo yo pueda enriquecer tu mundo, pues eres un músico que sabe compartir lo mejor de su alma, y eso nos enriquece a todos.

Enrique Arias Valencia dijo...

Peregrino: las palabras de mi abuela las añadí para darle un efecto tragicómico al final. ¡En realidad, mi padre me cuenta que ella sacaba de los pelos a mi padre del Smyrna; sin arzobispo que se interpusiese!

¡Je je je!

peregrino dijo...

eso es cierto, y lo consigues, también debería de haber sacado de los pelos al arzobispo con la otra mano, jejeje

Enrique Arias Valencia dijo...

¡Je je je!

Una indiscreción realista: Mi padre era muy joven, no estaba casado, y por lo tanto yo ni siquiera era un proyecto cuando mi padre visitaba el Smyrna. En consecuencia, yo no pude haber visto la escena, la reconstruí con base en los recuerdos de mi padre y mi febril imaginación.

peregrino dijo...

y la mia fue la que sacó al arzobispo, jejeje, que se puede considerar como expulsado del baile

Minerva dijo...

Ah que forma tan deliciosa de narrar.
¿A poco por eso eres ateo? jajja.
No lo creo.

Un abrazo y gracias por tus buenos deseos.

Enrique Arias Valencia dijo...

Muchas gracias, Minerva. Efectivamente, yo no me hice ateo por lo que hacen los creyentes, sino por lo que no hace Dios.

¡Salud e inquieta alegría!

Minerva dijo...

Una respuesta tan elocuente que si nos enseñaran a razonar desde niños no hubieran tantas religiones.

Yo, a base de los golpes y razonamiento me hice atea.

Ah, un día de éstos me invitas a una de esas fiestas.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Attractive section of content. I just stumbled upon your web site and in accession capital to assert that I get actually enjoyed account your blog posts.

Any way I'll be subscribing to your feeds and even I achievement you access consistently quickly.

Feel free to visit my web page best cellulite treatment