viernes, 10 de diciembre de 2010

Terrorismo primitivo en Palestina. Comedia y Drama en dos actos

por: Barullo

Acto I: Jardín de Getsemaní
JC: ¡Cefas! ¡Qué has hecho! ¡Te dije que las armas que portan tú y otros apóstoles no se debían mostrar! ¡La CNN nos va a tratar de terroristas! Ahora voy a tener que arreglar esto.
(JC se dirige al guardia romano y le hace unos pases mágicos en la oreja)
JC: Listo. Quedó como nueva. (Dirigiéndose a Cefas) Tú, Cefas, por cuanto has desenvainado espada, de ahora en adelante te llamarás Espadol... Mmmmm... no... Como eres de cabeza tan dura como una piedra, en adelante te llamarás Pedro.

Acto II: Tribunal romano

Juez Romano: ¡Pacem in terris! ¿Qué os trae por aquí?
Soldado Romano Con Oreja Reconstituida: Este tipo acá, Cefas, alias Espadol o Pedro, pescador, casado, galileo y ¡judío! me ha cortado la oreja.
JR: ¿Es eso cierto? Yo te la veo normal, sin un rasguño...
SRCOR: ¡Tengo testigos! ¡Está por escribirse dentro de 50 años en un best-seller que se llamará La Biblia!
JR: Mmmmm... veamos si entiendo... ¿cuál es la prueba de que la herida en tu oreja existe?
SRCOR: Jajajajaja!!!! Antes pruébeme usted de que la oreja no está herida.
JR: Lo siento... el que alega debe aportar la prueba, no el que la niega.
SRCOR: Eso será derecho romano. De ahora en adelante aplicaremos la teología y la prueba es al revés: demuéstrame que no tengo la oreja herida.
JR: Yo la veo sanita, además tengo los informes periciales.
SRCOR: Medice cura te ipsum. Si tuvieran fe, verían que tengo la oreja herida. Bah, más que herida, la tengo cortada y separata corpum.
JR: Ya veo... Tenemos un conflicto entre fides et ratio. Liberen a Pedro. Traten de que no se junte con el lunático Pablo o la cosa se pondrá peor. Las costas las paga el soldado acusador.
SRCOR: ¡Injusticia! Soy un empleado público, así que al final va a tener que pagar el Imperio. No creo que esto le guste al César. ¿No se puede apelar este fallo?
JR: ¡Claro! Tráigame rerum novarum y lo vemos. Requiestat in pace.

4 comentarios:

Diego dijo...

Buenísimo.

Enrique Arias Valencia dijo...

¡Hola, Diego: el mérito es de Barullo!

Manuel dijo...

Muy bueno. Me pasaré por el blog de barullo para decírselo.

Enrique Arias Valencia dijo...

Hola, Manuel. Tu opinión es muy valiosa. Gracias por tus palabras.