jueves, 15 de julio de 2010

Esta noche

Enrique Arias Valencia

Un amigo de Astronomía Educativa me mandó por correo esta imagen:


Me asombra, pues durante años yo había conjeturado que la eclíptica debía dibujarse con una simple recta sobre la salida del Sol. Así de burdo: con una regla solapada al cielo. Y con esa diablesca conjetura había yo creído que los planetas debían situarse rectos sobre la salida del Sol, y así su órbita debía correr recta, como suponía yo que haría el Sol, sobre su salida en el horizonte.

La curva que dibujan los planetas en esta imagen es una elegante refutación de mis prejuicios, y me invita a disculparme no sólo con la astronomía, sino con José Luis Ferreira, Jack Rational y con Atilio, quienes pacientemente leen mis discursos, y saben siempre enmendarlos, refutarlos, trastocarlos; e incluso, sé que a veces encuentran algo valioso en ellos.

Estuvo nublado y no pude ver el fenómeno, pero la ciencia hace que mi visita en este planeta sea todo, excepto aburrida.

Yo, el peor de los astrónomos. Los sueños de la astronomía fantasiosa que viví en Milpa Alta fueron destruidos por esta imagen.

Con el permiso de la Madre Juana: mi trazo era el de una necia caravela errada perpendicular al horizonte tenebroso.

¡Salud y muy inquieta alegría!

3 comentarios:

Jack Rational dijo...

Amigo Enrique: no tienes porqué disculparte conmigo. A veces he pensado en disculparme yo por haber "trastocado" el sentido de tus artículos, pero no lo he hecho porque no ha existido mala intención, sólo falta de sensibilidad de mi parte.

Un abrazo.

José Luis Ferreira dijo...

Más publicidad gratuita. Muchas gracias.

Un poco de conocimientos de astronomía permite disfrutar de los espectáculos nocturnos que nos ofrece el cielo de la noche. Un día es una conjunción de planetas, otro un acercamiento de la luna a uno de ellos, otro un composición de luces como la de estas noches (en la imagen falta alguna estrella brillante que se une al festejo, como Regulus).

Un saludo.

Enrique Arias Valencia dijo...

Hola, Jack. ¿Viste todo lo que nos dejó Atilio?

José Luis: No es publicidad gratuita. Es un honor tenerte aquí.

Los trastrocamientos en estética siempre la enriquecen. La estética es como el amor de San Pablo: “Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. Nunca deja de ser”.

¡Salud e inquieta alegría!