sábado, 14 de noviembre de 2009

¿Qué cómo me parece el mundo?

Enrique Arias Valencia

El mundo me parece demasiado inocente en su crueldad, demasiado cruel en su sinceridad, demasiado sincero en su cinismo, demasiado cínico en su idiotez, demasiado idiota en su inteligencia, demasiado inteligente en su obstinación, demasiado obstinado en su lucha, demasiado luchón en su en su pereza, demasiado perezoso en su perseverancia, demasiado perseverante en su desesperación, demasiado desesperado en su ociosidad, demasiado ocioso en su diligencia, demasiado diligente en su perversión, demasiado perverso en su severidad, demasiado severo en su justicia, demasiado justo en su insensatez, demasiado insensato en su misericordia, demasiado misericordioso en su maldad, demasiado malo en sus agrados, y demasiado agradable en su inocencia.

¡Pero jamás me parece aburrido!

¡Salud, cinismo y una sonrisa!

3 comentarios:

Oceanida dijo...

Nada que anadirle a este mundo. Tu lo has dicho, todo menos aburrido.

Un abrazo y mucha salud, paz y tambien sonrisas!!

Anónimo dijo...

¡Y para muestra un botón:

"Relatar la entrada del Santo en la Villa de Jarafuel, sería intento vano, porque la alegría el entusiasmo y el delirio, que manifestaban todas las clases sociales no sería comprendido ahora por la generación presente amortiguada como está su fe y con la indiferencia religiosa que la distingue".

Este es un enternecedor párrafo del contenido de este enlace

http://www.jarafuel.com/

¡Saludos misteriosos!

Susie.

Anónimo dijo...

Para que aparezca el texto del enlace anterior hay que pinchar en la columna de la izquierda donde pone Cofradía de San Coronado. Concretamente encima del nombre del santo mártir.

¡Suerte en el intento!

Susie.