miércoles, 18 de noviembre de 2009

Respuesta de Susie a mi Lucanor

El 26/10/09 Susie me contestó con un interesante correo mi post del 10/11/09.

Ya he leído el correspondiente capitulo de El Conde Lucanor y también he visto el vídeo mejicano.

Hay muchas frases para resaltar pero me quedo con esta:

"E daquel día adelante, fue aquella su muger muy bien mandada e ovieron muy buena bida"

Precioso, ¿eh?

Y luego sigue con esto:

"E dende a pocos días su suegro quiso fazer assí commo fiziera su yerno, e por aquella manera mató un gallo, e díxole su muger:
-A la fe, don fulán, tarde vos acordastes, ca ya non vos valdría nada si matássedes çient cavallos: que ante lo oviérades a començar, caya bien nos conosçemos".

Y la moraleja es ésta y viene al final como toca:

"Si al comienço non muestras qui eres,
nunca podrás después cuando quisieres".

¡Había que hacer la revolución feminista!

¿No estás de acuerdo, Ariastóteles? ja,ja,ja,ja,



Por cierto que el principio está todavía muy de actualidad. Porque resulta que el conde Lucanor pide consejo a Patronio sobre si debía a su vez aconsejar a un criado que se casara con una mujer que era muy rica pero la más fuerte y más brava del mundo, a lo que Patronio dijo así:

"Señor conde, si él [criado] fuer tal commo un fijo de un omne bueno que era moro, consejadle que case con ella, mas si non fuera tal, non gelo consejedes.

Me ha resultado muy entretenido tu post y me ha permitido una vuelta a D. Juan Manuel.

Y otra cosa, ¿te refieres al psiquiatra Enrique Rojas?. Muy bueno su libro sobre la ansiedad. No me gustó tanto otra obra suya: "Cómo eres" o algo así que no recuerdo bien el título.

Saludos agradecidos e instruídos.

***

Mi respuesta:

¡Hola, Susie!

¡WoW! Todo lo que has dicho es genial.

1) No me refiero al psiquiatra Enrique Rojas, sino a Enrique Rojas Gamboa, un gran amigo y compañero de trabajos en la Editorial. Por cierto que estos dos Enriques (el psiquiatra y el esoterista) son homónimos de "otro" Enrique Rojas, locutor de una estación de radio, y que es esoterista también, pues ha publicado un libro sobre esos menesteres.

2) Lo que mencionaste del feminismo yo también lo advertí, pero quise conservar el gracioso isomorfismo del Ejemplo XXXV, pues es lo que lo pone en paralelo con Shakespeare, Traven, la peli dirigida por Marcel Pagnol, y un largo y apasionante etcétera.

3) De mi ensayo, me encanta esto: " Finalmente, también me he llegado a enterar de que Alejando Casona actualizó el ejemplo de Lucanor en el Entremés del mancebo que casó con mujer brava; esta última una obra que de la que no he visto ni leído el más mínimo fragmento, y que en consecuencia, en términos de honradez y buena educación no debería yo de comentar siquiera, porque ¿cómo voy a hablar de lo que no he visto? ¿Acaso el lector me creería capaz de semejante cosa?"

4) ¿Podemos dar ejemplo de algo que no hemos vivido en carne propia? ¡Ja ja ja!

¡Salud, paz y una sonrisita!
_________________
Sé que soy un hombre, pero no sé lo que es el hombre.

7 comentarios:

Control de Calidad dijo...

Buenos días. Sin acritud, quería dejar un enlace de Enrique Rojas "el psiquiatra", hasta ahora, también "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid", con la cátedra en diferentes facultades y lío un poco largo de explicar (espero que salga el comentario, ya que el blog me ha parecido de lo más sano),
http://librosenriquerojas.blogspot.com/

Y éstos, especiales para Susie, del mismo blog, http://librosenriquerojas.blogspot.com/2009/09/enrique-rojas-y-la-ansiedad-en-dos.html

http://librosenriquerojas.blogspot.com/2009/09/enrique-rojas-y-su-quien-eres.html

http://librosenriquerojas.blogspot.com/2009/09/enrique-rojas-y-el-quien-eres-mas.html

Muchos, estuvimos más engañados que vosotros. Muchísimo más. El abanico de daños ha sido muy amplio. Algunos irreparables. Siempre el dinero como telón de fondo.
Nuestro objetivo: Que no engañe a nadie más (no preguntéis si está denunciado, por favor; claro que lo está, aunque de momento sólo se haya celebrado el juicio de la vizcondesa; tiene otro próximo, muchos archivos (hay un ejemplo de archivo en el blog, también podéis ver la falsedad con la que declara y se da por válido) y víctimas que no denunciaron al creer que era su palabra contra la del "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid".
Motivo de esta falsa creencia: Sin duda, el tráfico de influencias (opus dei & Co).
Saludos cordiales,

Saludos cordiales

Äriastóteles Lumínico dijo...

Hola, Control de Calidad. Un tema más en esta jerarquía enredada. Sin embrago, como le decía a Susie, no me refiero a Enrique Rojas, el autor del libro La ansiedad, sino a un gran amigo esoterista.

Ahora me doy cuenta de que, si bien a mí no me apasiona saber la verdad, porque la verdad es espantosa, tampoco me gusta tener contacto con la mentira, porque la mentira es repugnante.

¡Saludos!

Control de Calidad dijo...

Gracias por contestar Ariastóteles. Entendí perfectamente que no te referías a Enrique Rojas, pero por el comentario de Susie intuí que quizás lo hubieses citado anteriormente con cierta frecuencia. Por eso dejé la información y sobre todo para Susie.

Como es cierta, las fuentes tienen nº de telef., fax y cuando no lo tienen son fáciles de localizar, espero que no moleste en el blog. Una persona que la conozca, una persona menos que no será engañada. Si tu amigo exoterista se llama igual, no le vendrá conocerla por si un día encuentra que lo han confundido y le achacan algo que él no ha dicho.
Saludos.

Äriastóteles Lumínico dijo...

Susie: y para sufrir menos, para sufrir mejor, nada mejor que la verdad.

Si quieres, puedes acompañarme a buscar la verdad. Desde mi punto de vista, la verdad es fea, pero la mentira es repugnante. Las dos son antipáticas, pero al menos la verdad luce la dignidad de que podemos confiar en ella. Yo no conozco a una sola persona que sea capaz de decir la verdad en forma bella, pero sí conozco a muchos que mintiendo, delatan la repugnancia de sus actos.

Hace tiempo citaste en este foro al así llamado psiquiatra Enrique Rojas Montes, a propósito de que conozco a un homónimo suyo y tocayo mío. Resulta que una muy querida amiga mía me regaló una vez un libro-ladrillo de aquel aciago autor, La ansiedad, para más señas. Sólo leí unas cuantas páginas. Me repugnó de inmediato. Como ya me ha sucedido que suelo dar un juicio extremadamente subjetivo de las cosas, me guardé mi opinión. No obstante, en mi blog, a propósito de que reproduje ahí la conversación que sostuvimos aquí, hoy apareció un comentario sobre este señor Rojas Montes.

Quisiera compartirlo contigo, porque la labor del ateo consiste en desenmascarar a los falsos dioses, y no es con otra cosa que me siento ahora identificado que en la labor de negar lo divino si lo divino no está en donde me dicen que está.

¡Ojalá puedas contestar!

Control de Calidad dijo...

Ayer en España se dio una noticia que ya ha saltado a México. "El cardenal mimado del Papa dejó en Toledo un agujero de cinco millones" (ojo! mimado, no primado). La noticia original está en elplural.com.

Añado que antes este cardenal había dejado otro pufo en Granada y antes de Granada otro en Avila.

Cañizares es muy amigo de Enrique Rojas (no creáis que a cualquiera le celebran sus bodas de plata un cardenal con cinco curas de séquito)

http://enriquerojaschanchullosymentiras.blogspot.com/2009/06/enrique-rojas-y-canizares.html

carla dijo...

Hola, se os ha olvidado decir que Enrique Rojas es homófobo. Continuamente arrecia contra el colectivo gay. Dice que la homosexualidad es una patología y que nos puede curar.
Más o menos parecido dice para el cambio de sexo (la transexualidad)

Enrique Arias Valencia dijo...

Pues ya estamos de regreso en este fascinante post, de la mano de Susie, quien nos condujo hasta Lucanor.

¿Qué nos deparará el futuro?