jueves, 30 de julio de 2009

El derecho a la educación sexual

Enrique Arias Valencia


En vez de aprender a morir con dignidad, la jerarquía católica está empeñada en librar una batalla, no sólo perdida, sino indigna.
En varios países la jerarquía católica he demostrado que no sabe que ya llegamos al Nuevo Milenio. Y es una pena, pues es a partir de su pauta cronológica que -todavía- contamos los años desde el comienzo de la Buena Nueva que la jerarquía pretende monopolizar.
Calificar la orientación sexual con un apóstrofe político mueve a risa primero, lástima después, y finalmente, a cierto miedo.
Pero el miedo es una exhortación evolutiva, ya sea a huir o a luchar. Luchemos entonces, con la frente en alto.
La educación sexual es un derecho que todo niño tiene, un derecho tan natural como el de alimentarse, vestirse y habitar en un lugar digno.
La higiene mental, ausente en los jerarcas, es un derecho que todos los niños deben gozar desde los primeros años. Y no se trata de marxismo, como equivocadamente advierte el arzobispo Héctor Agüer, de Argentina.


He tocado el tema de la higiene mental. No puedo sino también sorprenderme en este asunto. Tengo una pregunta que hace tiempo me acosa. Aquí la suelto. Si Dios no existe, ¿por qué sí existe la justicia poética que castiga a la jerarquía con los frecuentes escándalos de pederastia? Pues la pureza de la jerarquía se demuestra en los hechos, que al final, son los únicos que cuentan en asuntos de moral. Pederastia que podría evitarse, nótese bien, si se alienta una honesta educación sexual.


En otros blogs, sobre este asunto:

7 comentarios:

Atilio dijo...

Muchas gracias por postear esta nueva demostración de la putrefacción de la iglesia católica.

La intervención del sotanudos de marras es una muy seria violación del principio de separación de la iglesia y el Estado y una manipulación sucia de conceptos tales como atribuir dogmas a los ateos y reciclar el viejo espantapájaros del marxismo.
Si los dogmas son malos, que hacen ellos al respecto? Esto es, por supuesto, solo repitiendo la estupidez que dice el arzobispo ya que el ateísmo no postula ningún tipo de dogma.

Con respecto a tu pregunta, me resulta algo extrania ya que la justicia, poética o no, que castiga a los pederastas en sotanas es algo realmente excepcional. No recuerdo donde leí que los casos que se conocen son aproximadamente el 10% de los que suceden en los EEUU. Tengo la sensación que el estudio estadístico era muy serio pero, lo lamento, no recuerdo ni los detalles ni la fuente.
De cualquier modo, cualquiera sabe que en el catolicismo NUNCA se dice todo y que las apariencias y la imagen inmaculada de la iglesia se defiende a rajatabla.

perro. dijo...

No fornicarás, a menos que sea en santo matrimonio (hombre mujer católicos). Los métodos aticonceptivos son mal vistos por el señor. El condón fomenta la promiscuidad y la promiscuidad el ateísmo; y todos saben que ateísmo y comunismo son iguales.

En fin. Esta gente sigue viviendo en el mundo del reves. Y lo más lamentable es que buena parte de sus ovejas piensan igual. Yo lo veo en amigos muy católicos.

Y tampoco creo que haya justicia poética. Es que muchas veces lo que mal empieza, mal acaba.

saludos.

Äriastóteles Lumínico dijo...

Perro y Atilio: es un honor saludarlos.

Äriastóteles Lumínico dijo...

Perro y Atilio: nosotros somos los poetas de la justicia.

Minerva dijo...

Hola, en total acuerdo. Si desde niños se enseñara la sexualidad, no habría tanto abuso infantil de ninguna índole , tal parece que el afán es mantener el tabú para seguir con la pornografía, la pederastia y tantos lastres.
Un saludo.

Äriastóteles Lumínico dijo...

Hola, Minerva. Muchas gracias por tu valiosa observación.

Äriastóteles Lumínico dijo...

Minerva: veo que que te abraza Neruda. Ojalá pudieses ver esta otra, en donde intenté unir estética a mi crítica a Aguer:

Nueva crítica a Aguer